Iglesia y familia

|

Como saben se está celebrando el Sínodo de los Obispos sobre la familia. En él se debate el papel de la Iglesia en la sociedad del siglo XXI; los homosexuales, las familias monoparentales, los divorciados, los nuevos roles sociales y familiares, incluida la indisolubilidad del matrimonio, centran la discusión.  Cuando escribo estas líneas poco se sabe de los avances y cuáles serán las conclusiones finales, aunque llegan rumores de la fuerte pelea entre quienes pretenden dar pasos y abrir ventanas, que quieren entender y comprender, defendiendo una  Iglesia acogedora y misericordiosa, (encabezados por Kasper), contra los que no quieren saber absolutamente nada y pretenden no mover un dedo y continuar estigmatizando a personas cuya sexualidad es diferente y condenando a los que, por alguna razón, no han acertado en su matrimonio y les niegan la oportunidad de vivir su amor con otra persona. Este grupo, muy numeroso, quiere condenar a una pareja que no se ama, a elegir entre vivir amargados, o estar en la Iglesia (que no lejos del amor de Dios). Actitud que suena a maldad.
No defiendo que se haga una moral a la carta, argumento utilizado por quien se apalanca en el tiempo; se trata de entender y comprender, de ser cercano. ¿Quiénes son los Obispos para vetar a muchos? Tal actitud no se aprende en el Evangelio. La jerarquía se ha dedicado a teorizar teológicamente con dogmas que casi nadie entiende y se olvidan de lo sencillo. Jesús, el Maestro, hablaba fácil, con ejemplos que la gente pudiera entender, y siempre fue acogedor y misericordioso. Ejemplos en el Evangelio, los que se quiera y más.
¿En qué quedará el Sínodo? Me da que en poco, sean cuales sean las conclusiones. Como escribí hace unos días, nuestros Obispos viven en su mundo, solo ven su espacio más inmediato. No toman iniciativas, y, en algunas Diócesis más rápido que en otras, están poniendo las bases del muro de cierre definitivo.
Espero que no ocurra como con el Concilio Vaticano II, que lo poco que se avance, se muera en la cerrazón de obispos y sacerdotes. No olviden que de nosotros también depende.
entre.todosdf@gmail.com

 

Iglesia y familia