Agostiño y el afán estrangulador del alcalde 2.0

|

LOS teólogos sostienen que el orden sacerdotal imprime carácter, teoría a la que deberían apuntarse los politólogos en relación con el cargo de conselleiro de Medio Ambiente. Agostiño Hernández, quien antes de dar el salto al Concello de Santiago fue el jefe de la cosa verde en la Xunta, lo demuestra con sus actuaciones. Le encanta apañar lixo espallado por la ciudad para blandirlo contra el alcalde, Martiño “2.0” Noriega. Pero también le da por los números –los matemáticos también pueden estudiar si tiene algo que ver con su cargo en la Xunta– y llega a resultados arrepiantes. La Marea del Sar sufre semejante voracidad recaudatoria que está asfixiando a los compostelanos, pues todos los años ingresó en caja más millones de los que había presupuestado. Y lo peor es que después no gasta ni un patacón. Qué desgracia tener un alcalde tan afrorrador.

Agostiño y el afán estrangulador del alcalde 2.0