Lo peor aún está por llegar

|

VOLVER la vista atrás no tiene sentido; que más da que ZP dejase al PSOE en estado de coma; que más da que Pedro “La sonrisa” Sánchez fuese quien desconectó el respirador; que más da que viese enemigos donde solo había rivales; que más  dalo que Felipe González haya dicho o haya dejado de decir; lo importante es lo que viene por delante y no pinta nada bien. Eso es lo grave, ya que el PSOE es un partido importante y necesario, para España. Esa importancia se consigue a través de los votos, que son los que dan presencia en las instituciones y, por desgracia para el país, el espectáculo de estos días ha puesto en fuga a miles de los votantes socialistas. Quedará, pues, un espacio libre en la izquierda y ya se sabe quién aspira a ocuparlo: Podemos, que primero devoró a una moribunda IU y ahora tratará de ampliar la superficie de sus cotos de caza. Pocas desgracias podría haber mayores a que los radicales lograsen ese objetivo. 

Lo peor aún está por llegar