Prisión con ira

|

El asunto de la entrevista telefónica de Oriol Junqueras desde la prisión de Estremera, con una emisora de radio, por lo visto incumple lo establecido por el régimen penitenciario y es causa de medidas disciplinarias contra él. A mí esto me huele como la mierda, porque estimo que ese régimen disciplinario incumple lo establecido en la Constitución sobre los derechos de opinión y expresión de los españoles, aunque sean catalanes, republicanos, e independentistas  Máxime cuando Junqueras, al que no se acusa  de pertenecer a banda armada ni terrorista y no tiene forma de dificultar ni impedir las investigaciones judiciales de los delitos hipotéticos que le imputan, causas que podrían suspender esos derechos, goza del privilegio de prisión provisional sin ser juzgado por delito alguno que, en su caso, habrán de ser demostrados. Luego dicen que en España no hay presos políticos. Pues estos hechos desmienten esa afirmación por sí mismos.

Prisión con ira