:::: VIERNES ::::

|

 Cierra “Gala” y Marta Ortega se separa

HA  cerrado en el centro judicial de A Coruña la camisería “Gala” tras 83 años de singular historia comercial. En el establecimiento hizo sus primeros pinitos Amancio Ortega, simple y espabilado dependiente, encargado de hacer los repartos a domicilio, con solo 13 años a la espalda. El jubilado propietario de la tienda quita importancia al dato y reconoce que, como Ortega, pasaron por allí más de 200 trabajadores. El nostálgico recuerdo laboral del hombre que ahora se ha convertido en el más rico de España coincide con la noticia, ya no desmentida ni aplazada, de que su hija Marta inicia el año con separación matrimonial. El último trimestre de 2014 trajo desavenencias conyugales y la joven heredera y su esposo, el jinete Sergio Álvarez, hicieron un amago de distanciamiento, frenado en última instancia por la presión ambiental. Quedaron en darse un plazo razonable para evaluar el futuro. Y, de mutuo acuerdo, sin heridas abiertas, al mejor estilo anglosajón, empiezan trayectorias divergentes. Nada del otro mundo que, como acredita el lance, sucede en las más poderosas, influyentes e importantes familias. La vida sigue y el imperio Inditex permanece incólume.

Las componendas de Pablo Iglesias

SI Pablo Iglesias hubiese decidido ser torero, sería inquilino perpetuo de lo más alto de escalafón. No porque le fuese fácil recogerse la coleta en un pequeño moño antes de salir a la plaza, sino por su maestría con la mano izquierda. Defenestró a Echenique durante el proceso constituyente de Podemos y ahora le da su bendición para que sea el líder del partido en Aragón y no alborote el corral. Una faena de dos orejas y rabo.

 La insistencia del fiscal

COMO si fuese Manoliño el de la Petaca, el fiscal superior de Galicia lleva meses insistiendo en que es imprescindible reformar la justicia para luchar con eficacia contra la corrupción. Carlos Varela no se cansa de repetirlo, pero el resultado es el mismo que si clamase en el desierto: nadie le hace caso. Que los políticos corruptos pasen de él, es lógico; pero que los legales lo ignoren... o sea, que una de dos: o no hay ninguno legal o los que lo son, están sordos. Mejor pensar que tiene problemas de oídos, porque si no...

 El hambre de Víctor Fernández

QUIENES dudaban de que Víctor Fernández comiese el turrón en el Deportivo se equivocaron, pues se comió el turrón y las uvas. Pero debió quedar con hambre, porque en los entrenamientos no se cansa de repetir que a los jugadores que quiere hambre de gol. Los aficionados matizan el mensaje del entrenador y aseguran que quieren un  hombre gol.

 Montoro se fija en las empleadas de hogar

HACIENDA empieza a meter mano en las declaraciones de la renta de las empleadas de hogar que, por descuido, desidia o mal asesoramiento, han deducido lo que no debían. No parece que con esos ingresos extras que recogerá Montoro se vaya a resolver el asunto del fondo para las pensiones, porque los salarios que percibe este colectivo no son exagerados. Si los pensionistas retornados ya habían recibido el puyazo retroactivo fiscal, la andanada inspectora a las empleadas de hogar abre nuevas heridas de espontánea indignación aunque en realidad hayan cometido un leve fraude.

 Piden al Apóstol que acabe con la corrupción

ALIENTO le sobró al alcalde de Santiago, que protagonizó la jornada xacobea con otra ofrenda en el epílogo del año. Estuvo digno y con empaque como si fuera ya un profesional en estas lides protocolarias, que el doctor García-Sabell cumplía con marcialidad y hermosas invocaciones literarias. El regidor se vio en la necesidad de solicitar por burofax del Apóstol que acabe con la lacra de la corrupción cuando en realidad es tarea de los políticos terrenales y no de los sobrenaturales. Pero está bien que se pida el milagro salvador para el concello compostelano, imputado hasta las cejas y con tres alcaldes en el coleto.

:::: VIERNES ::::