La rapazada upegalla sigue con el cuento de siempre

|

PEDRO Navaja era un matón de esquina al que le ocurrían cosas muy raras. Por ejemplo, como había nacido para martillo, del cielo le caían los clavos. Y es que la vida le daba sorpresas, sorpresas le daba la vida. Pero no es el único que anda por el mundo ojiplático; la UPG ha logrado que Galicia enteira esté desorbitada, pues resulta que ¡aún tiene juventudes! A lo mejor es una estrategia para que Bieito Lobeira no se quede mano sobre mano cuando se quede sin su chollo actual, porque mira que permaneció años al frente de la rapazada de los nacionalistas de la nazón de Breogán. El caso es que la chavalería de los coroneles sigue teniendo su partidito y quiere abrir una nueva etapa para “liberar a patria gallega”. ¡Bo!, o de sempre. Pasan los años, pasan los siglos y ellos siguen a lo suyo.

La rapazada upegalla sigue con el cuento de siempre