Libertad y centro político

|

Colocar a las personas en el centro de la acción política conduce a una disposición de prestar servicios a los ciudadanos, de servir a sus intereses reales. En este sentido, el entendimiento con los diversos interlocutores es posible partiendo del supuesto de un objetivo común: libertad y participación. La importancia de los logros concretos, los resultados constatables  en la actividad pública, no derivan de la importancia del éxito del agente político, sino de las necesidades reales de la ciudadanía que, viéndose satisfechas, permiten alcanzar una condición de vida que posibilita el acceso a una más plena condición humana. Una más profunda libertad, una más genuina participación, son el fruto de la acción política moderna que se realiza desde el espacio del centro. Las cualidades de la persona no tienen un carácter absoluto. El ser humano no es libre a priori. Más bien, la libertad de los hombres no se nos presenta como una condición preestablecida, como un postulado, sino que la libertad se conquista.

Libertad y centro político