La vuelta de Lotina

|


LOTINA no era la alegría de la huerta, pero a un entrenador no se le pide que se gane el derecho a un contrato fijo en el Club de la Comedia, sino que el equipo juegue al fútbol. Le tocó vivir el tardolendoirismo, un época en la que la amenaza de ruina ya planeaba sobre el Deportivo, y aun así lo hizo bastante bien. Ribera, que como jugador le había tocado ser uno de los protagonistas de la eclosión blanquiazul, y Edu Domínguez, que por entonces andaba por su Vigo natal, eran las dos piezas clave de su organigrama. Ambos vuelven ahora al club con Gaizka Garitano, a quien también acompañará Patxi Ferreira, aquel que fue central del Athletic de Bilbao y del Atlético de Madrid. Si les va igual de bien que a Lotina, habrá que darse por satisfechos.

La vuelta de Lotina