INCLUSO EN CÁRITAS

|

El robo no es nunca una opción y, en consecuencia, resulta injustificable. Más aun cuando el objetivo del hurto no es otro que una organización no gubernamental cuyo fin es precisamente el de paliar en lo posible la difícil situación de muchos vecinos que, afectados por la crisis, no tienen otros recursos que la asistencia de estas entidades, una vez agotadas otras vías de la administración. Cáritas ha pagado ahora esta realidad del modo si cabe más inmerecido posible.

INCLUSO EN CÁRITAS