El papa ataca de nuevo

|

Entre el confinamiento y el verano tuvimos unos meses tranquilos de noticias y sobresaltos eclesiales, con la excepción de algunas cosillas sueltas, mayormente ocurrencias fruto del aburrimiento y en concreto nuestra diócesis, por ir a lo propio, además de campanadas, tuvimos la implantación de las UPAS que ha sido presentada como hacen los políticos que siempre aparecen como victoriosos en su derrota electoral. El caso es que la vida sigue, a pesar del covid.

Y después del descanso ya tenemos al Papa bipolar con ganas de hablar e intentado ordenar con la mano izquierda lo que desordena con la mano derecha. De verdad que hay que repensar el modelo de elección del Papa, porque es normal errar al elegirlo, pero lo que no puede serlo es la reiteración en el error y vivir en el desorden como ahora está viviendo la Iglesia. Todo está patas arriba y en vez de crear paz, genera incertidumbre. Ahora el Papa ha dicho que en breve explicará su antiguo proyecto de reforma de la Curia, y los Cardenales se han puesto nerviosos cuando creían que ya se había olvidado (al menos así lo hicimos los demás). Toca quinielas a ver con quien ya no cuenta y lo jubila, a quien va a nombrar y que aporta su reforma. En fin que los nervios, además del COVID-19 campan por el Vaticano.

Apostaría a que tal reforma papal será de todo, menos una reforma; y en todo caso servirá para que quienes ya están en su contra y por libre, que son muchos (por ejemplo la Iglesia Alemana), sigan y quienes podían estar a favor ocurre que después de la aventura de la Amazonía y el más que posible apartamiento de Sarah también van a estar menos cerca. Circunstancia que pienso le importa más bien poco. El caso es que los bomberos del Vaticano van a tener trabajo, como el de nuestra Conferencia Episcopal.

Y ello es porque ha ocurrido algo que, cuando menos y viniendo de Francisco, llama bastante la atención. ¿Estará nuestra Iglesia Española más desunida y revuelta de lo que pensamos? Seguro, porque los Obispos que ha nombrado este Papa, se están convirtiendo en inactivos sin liderazgo alguno y que en nada han aprovechado la oportunidad de estos tiempos para decir algo que suponga evangelizar. Campanadas y UPAS.

Y lo digo porque hace dos días el Papa recibió al Cardenal Rouco (que manda mucho) y 48 horas después recibirá a Omella y Osoro. Ay, Ay, Ay. A ver qué arma el bipolar que ahora dice que el placer de comer y el sexual es un don divino. Que es verdad, pero dicho así de golpe… no sé yo si se entiende.

El papa ataca de nuevo