EL FINAL DE UNA PESADILLA

|

A Coruña está a punto de vivir el fin de una de sus peores pesadillas. El agujero que desde hace años está instalado en O Parrote pasará dentro de poco a ser historia, una vez que Ayuntamiento, Autoridad Portuaria y Xunta han conseguido encontrar un modo de construir el aparcamiento y el paso subterráneo para el tráfico y, al mismo tiempo, respetar los cimientos del baluarte defensivo. Solo falta que las catas realizadas en La Marina no se hayan equivocado y no surjan nuevos restos que hagan que este proyecto, que transformará una de las zonas más emblemáticas de la ciudad, sufra nuevos retrasos.

 

EL FINAL DE UNA PESADILLA