INCONFORMIDAD

|

 

El Gobierno quiere iniciar una campaña de acercamiento de los políticos a los ciudadanos. Tremendo error.

Lo que debería hacer es acercar a algunos de ellos a unas acogedoras celdas de una democrática cárcel y dejarse de indultos y acuerdos de conformidad con fiscales y jueces para rebajarles las penas por “colaborar con la justicia” tras reconocer haber cometido delitos, y arrepintiéndose.

Es cierto que tal práctica figura en nuestro ordenamiento jurídico, como dice Torres Dulce.

Pero no es menos cierto que también figura en él, que los delincuentes vayan a la puta cárcel a purgar sus flagrantes delitos, arrepentirse, y tener la oportunidad de reinsertarse en la sociedad, a la que putearon, tras cumplir condena por ladrones, estafadores, evasores, falsificadores, malversadores y apropiadores de lo ajeno, pasando de ser políticos “respetables”, los muy cabrones, a chorizos de mala muerte.

INCONFORMIDAD