A Jordi Cuixart le pierde la boca

|

Aquello de “por la boca muere el pez” es una lección que parece que algunos no terminan de interiorizar. A Jordi Cuixart, uno de “los Jordis” que cumple condena por un delito de sedición, la Fiscalía de Barcelona le ha denegado un permiso de tres días porque no ve arrepentimiento en sus palabras ni en sus acciones. Normal que no lo vea, dado que el presidente de Ómnium Cultural ha hecho declaraciones como “lo volveremos a hacer” y “no me arrepiento”. Incluso durante su estancia en prisión ha escrito un libro con el mismo mensaje. Lo de tomar a la Justicia por tonta no es buena idea.

A Jordi Cuixart le pierde la boca