El retraso del AVE

|

resulta esclarecedor que el Adif reconozca ya que se va a producir un cierto retraso en la puesta en marcha del AVE a Galicia. Hasta ahora siempre lo habían negado, pero justo cuando están a punto de cumplirse los plazos dados, ante la evidencia, al gestor ferroviario español no le queda más remedio que asumir lo que todos sabíamos: que no va a estar en tiempo y forma, al menos en el tiempo prometido. Es cierto que se trata de una obra de ingeniería ingente, que la morfología gallega condiciona los trabajos, incluso que el tiempo por estos lares también lo hacen, pero el problema es que ahora tienen que reconocer lo que siempre habían negado y hace que se nos quede un poco cara de tontos, porque lo normal es pensar que desde un organismo oficial no se va a mentir a la ciudadanía. Ahora solo falta que, por lo menos, cumplan su última palabra y los trabajos estén concluidos para el Año Santo. Cualquier otra posibilidad sería inadmisible.

El retraso del AVE