Marchando dos de caldo

|

l Tribunal Supremo no quería una taza de caldo, pero el Tribunal Europeo (que también lo es de España), le ha atizado dos tazas  (!joder, joder, y ya van no sé cuantas!), con la cosa de Junqueras, Puigdemont, Comín y, presumiblemente, Punsatí. El Supremo tragó las tazas de caldo y dice que “analizará a fondo esa sentencia”. ¿Quizá hasta el colon transverso, y por eso hacen esfuerzos con la intención de  expulsar ese fecaloma judicial de la justicia europea con el objetivo de mantener a Junqueras en prisión en casi fraude de ley divina? Eso se intuye, pero no lo sabe ni dios; y yo, que no llego a monaguillo,  menos. Pero el ojo de la justicia europea está vigilando a los nachos a través de los abogados defensores. 
Ahora, y por si no llegara la cosa, el cacao de esa sentencia se traslada a la vida política, transformándola en un cachondeo mayor. Unos dicen que complicará un acuerdo entre Ezquerra y el PSOE, y otros que lo facilitará, por distintos razonamientos sexuales, y siempre que, en cualquier caso, no dejen abrir el pico a Ábalos por si las moscas. A mí esto me la refanfinfla. Yo lo que quiero es descojonarme viendo al Puchi aceptando su cargo de diputado europeo  jurando sobre la Constitución. ¡Aunque sea en euskera, catalán, o arameo, coño!

Marchando dos de caldo