TURURÚ, TURURÚ

|

A Rajoy le ocurre, respecto al fallo del Tribunal de los Derechos Humanos de Estrasburgo, sobre la “Doctrina Parot”, lo mismo que a 37,27 millones de españoles con respecto a su Gobierno: no nos gusta un carajo, pero hay que joderse y aguantarlo. Así de claro.
Y es que, tanto los diez millones de votantes del PP, como los jueces del Tribunal ese, tienen cabeza porque algo había que ponerles sobre los hombros; y si  opinan, es porque no tienen otra cosa peor que hacer para tocar los huevos al personal. Si se razonara así, estaríamos jodidos. Podríamos pensar que ambos organismos son una mierda sin sentido, cuando todos sabemos que al menos el Gobierno de Rajoy es lo mejor que nos pudo pasar a los españoles en la larga cadena de hechos extraordinarios que jalonan la historia de España. En cuanto a los jueces esos de “Johannesburgo”, sobre doctrinas, esos nachos no tienen zorra idea. ¡Que lo sepais, nenos!

 

TURURÚ, TURURÚ