¡AL RICO SINDICALISTA!

|

De lo que se entera uno. Resulta que hay sindicalistas con sueldos de banqueros. También se ha hecho público que casi un centenar de ellos se sienta en los consejos de las cajas. Perciben desde 300 euros por reunión hasta 75.000 por año.

Avezados lectores de esta columna podrían pensar que al secretario general de UGT, Cándido Méndez, le significa un cargo de conciencia que su homónimo en la federación madrileña del sindicato se embolse 181.000 euros como consejero de Bankia. Pues no. De ninguna manera, ya que el líder sindical afirma que “no procede” hablar de un posible “dilema moral”, ya que “ese dinero no va al bolsillo de José Ricardo Martínez, sino que va a las arcas del sindicato”. Dijo también Cándido que cualquier recurso que perciba alguno de los miembros del sindicato en calidad de su cargo es para la central. Sin embargo, el eurodiputado socialista Juan Fernando López Aguilar tacha de “escandalosos” los sueldos de los consejos de las cCajas. Aunque el número de cajas se ha reducido, la presencia sindical se mantiene elevada. Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha sugerido a los sindicatos que hagan públicos sus sueldos. Los sindicatos recibieron del Estado en 2011 nada menos que 250 millones, una cantidad con la se podrían pagar 30.000 pensiones o el salario de 11.000 policías.

En relación con los sindicatos es que no debe debatirse su existencia, sino la financiación de su coste. Se denomina liberado sindical al representante que acumula el crédito horario sindical de uno o varios compañeros de comité, quedando exento de asistir al trabajo. No trabaja en la empresa, pero percibe su salario. Un dato todavía más significativo: 1.056 millones es la cantidad en subvenciones que el Estado ha dado a los sindicatos desde 2008. Los 10.000 liberados, cifra que las propias centrales reconocen, le cuestan al país 500 millones. Eso, sin contar los contratos de alta dirección con los que algunos sindicalistas han sido recompensados.

UGT y CCOO se reparten el 80% de los delegados exentos de trabajo. En el entramado de las centrales, los delegados por Galicia son 20.698, sólo superados por Madrid, Cataluña, Andalucía y Valencia. Desde USO, la tercera central sindical del país, que cuenta con 350 liberados, ninguno “institucional”, se dice: “Los liberados institucionales están porque los encuentras” y se añade que “es imposible determinar cuántos liberados hay”. Han hecho lo que han querido, no hay transparencia. Podemos saber cuántos hay fruto de la cesión de “horas de sus compañeros, pero los otros viven en otro mundo”.

¡AL RICO SINDICALISTA!