COMER CARNE ES NATURAL

|

¿Cuántas veces no hemos escuchado a un vegano argumentar que comer carne no es natural para justificar su dieta? Sin entrar a discutir que el razonamiento de “lo natural” tiene bastante poco peso en el ser humano (tampoco es natural cocinar, ni utilizar ropa, ni usar un teléfono móvil entre muchos ejemplos) resulta que esta afirmación cada vez tiene menos base. Son muchos los estudios científicos que explican que el ser humano ha llegado a ser lo que es precisamente gracias al consumo de carne. El último de estos estudios viene de publicarse ahora en la prestigiosa revista Nature.
Katherin Zink y Daniel Lieberman son dos antropólogos evolutivos de la Universidad de Harvard que centran sus investigaciones en como ha evolucionado la mandíbula del ser humano. En su último estudio, llevaron a cabo una prueba cuyo objetivo era ver qué grupos de alimentos eran más fáciles de masticar e ingerir sin pasar por la cocina. Para eso cogieron a un grupo de sufridos voluntarios a los que se les pidió que comieran diversos vegetales y piezas de carne cruda. Los resultados de este experimento venían a decir que consumir carne cruda necesita un 17% menos de movimientos de masticación y se reduce un 20% la fuerza que hay que ejercer con la mandíbula, además de requerir un 41% menos de esfuerzo digestivo.  Unos resultados que explicarían el porque la mandíbula del ser humano se hizo cada vez más pequeña en comparación con la de otros grandes primates con dietas básicamente vegetarianas como los orangutanes o gorilas. Esto tendría efectos beneficiosos a la hora de mantener la cabeza más erguida y podría haber facilitado los mecanismos del habla. En su estudio Zink y Lieberman también concluyen que el consumo de proteínas animales ayudó a desarrollar nuestro cerebro, un órgano muy exigente energéticamente hablando.
En resumidas cuentas este nuevo estudio viene una vez más a descartar la falsa creencia de que el ser humano es biológicamente vegetariano, una idea capital que han esgrimido en numerosas ocasiones tanto las asociaciones animalistas como veganos de todo calado. Cambiar la dieta por razones filosóficas o cuestiones morales es completamente respetable. Como también es de respetar a quien decide no acogerse a estas ideas o principios, sin necesidad de ser fustigado con el argumento falaz de que no es natural comer carne.
 

COMER CARNE ES NATURAL