TREMENDA MOROSIDAD

|

Un servidor también tiene conocidos en el variopinto y multicolor gremio de la banca. Y a uno le informan. Así, la tasa de morosidad del sector financiero ha batido su record histórico en el último verano próximo-pasado, tras superar el 9,42%, 27 centésimas por encima del año 1994, durante la anterior crisis económica y bancaria sufrida por España.

Los últimos datos del Banco de España arrojan un montante total de créditos dudosos que asciende a 164.361 millones, de una concesión de 1.743 billones. Desde finales de 2007, el volumen de créditos dudosos se ha multiplicado por diez. En 2008, los problemas financieros de los bancos apenas alcanzaban a uno de cada cien créditos concedidos.

El montante de los dudosos ascendía a 16.251 millones, una décima parte del actual, pero el crédito concedido por las entidades financieras era incluso mayor: 1.760 billones. Hay que regresar dieciocho años atrás para encontrar el récord de mora anterior al publicado recientemente por el Banco de España. Fue en febrero de 1994, dos meses después de confirmar que la economía española se había contraído un 1%, cuando los impagos crediticios alcanzaron su máximo, en el 9,15%, una cifra muy importante si se tiene en cuenta que en aquellos años los bancos y las cajas de ahorros tenían concedidos apenas 238.000 millones de euros.

¿Ha tocado trecho la mora? Esta es la pregunta que los bancos se hacen. Todo parece indicar que no. Con escasísimas excepciones, las entidades españolas han presentado cifras peores en el primer semestre de este año que en el mismo periodo del anterior. Prueba de ello es que en junio de 2011 el nivel de morosidad estaba situado en el 6,69% y el montante de los créditos dudosos alcanzaba los 121.618 millones, un 26% menos.

La cifra va a seguir en aumento, porque con las nuevas normas, los bancos prefieren hasta que los créditos entren en mora; les da igual. La tendencia al alza no cambiará hasta que no mejore la situación económica de España. Todo parece indicar que la tasa de morosidad no se estabilizará al menos hasta la primera mitad del próximo año. El nivel del 10% es fácil que pueda superarse a finales de este trimestre.

TREMENDA MOROSIDAD