VERDUGOS

|

Muchos gobiernos no se sostienen si no tienen verdugos. Este también los tiene. Un Gobierno que se apoya en una ley de corte franquista y obsoleta, como lo es la antisocial ley hipotecaria en vigor, para favorecer a bancos y echar a la calle a quienes no pueden pagar por quedarse sin trabajo, y nada les importa quienes llegan a suicidarse por ello, son verdugos.
Los que niegan tratamiento curativo a quienes padecen  hepatitis C, sin apoyarse siquiera en una ley merdenta, y trasladan a los médicos la elección restringida de a quién dan ese tratamiento, cuando su juramento hipocrático se lo impide, mientras otros muchos morirán por no recibirlo, son verdugos. Son los mismos que quieren cambiar la ley electoral para las municipales y continuar en el poder en contra del sistema parlamentario de elección, aunque para mantener su negocio tengan que matar la democracia y continuar siendo eso: verdugos.

 

VERDUGOS