Estaban tomando caña

|

La cosa no es tan grave como otras anteriores. Que el Partido Popular de Cantabria utilizara a una persona discapacitada para abrir una cuenta bancaria a su nombre, y hacer quinientas y pico transferencia por Internet, por importe de 9.000 euros, para cobrar cuotas impagadas de afiliados, y tener voto en su congreso regional, medida con otras hazañas sabidas apenas es una chiquillada. Lo malo es que alguien votara en su nombre, sin que lo supieran, o alguno de los  morosos lo fuera por haber “plantado el equipo”. 
Aún con matices, se sabe que el voto de un muerto no vale igual que el de un vivo. Claro que, tampoco es muy importante. Parece que al Partido Popular le sirven hasta los votos de muertos vivientes que, como ese gallego que no se sabe si entra o sale, tampoco importa si están vivos, muertos, o, ¡Ay leré lerele; estaban tomando caña! Pero aun así, hace falta saber quien fue el vivo que ideó esa estratagema y cargarle el muerto.

Estaban tomando caña