PLAZA DE ARMAS

|

Andamos contracorriente. Mientras otras ciudades avanzan hacia la peatonalización o incluso han finalizado un ambicioso proyecto en este sentido, no falta en Ferrol el rechazo a convertir el barrio de A Magdalena en un lugar vital que invite al paseo, sin coches sobre las aceras, y a la contemplación de lo que debería ser claro reflejo de la antigua fisonomía que hizo a esta ciudad ejemplo del urbanismo más racional. Se aducen pérdidas para comerciantes y hosteleros, precariedad para los vecinos en materia de aparcamiento con la eliminación del existente en la plaza de Armas, y un sinnúmero de contrapartidas, a cual más socorrida, para ejemplificar el rechazo o, mejor dicho, oponerse a cuanto signifique optar por decisiones que, como se ha demostrado, han aportado más restado en otras urbes. Difícil es esto de contentar a todos por igual, máxime cuando la oposición consiste en rechazar a forma sistemática toda iniciativa en función de qué partido o gobierno la propugne.

PLAZA DE ARMAS