Otra vez Grecia

|

El 29 de junio publiqué un artículo titulado “Quimeras griegas”, que terminaba con esta frase: “Espero que Syriza y su líder Alexis Tsipras, liberados de promesas populistas, continúen gobernando y lo hagan con acierto”. Al abandonar el partido el ala más radical liderada por Panagiotis Lafazanis y Yanis Varufakis, Syriza ha podido presentarse con un programa más razonable y orientado a la cooperación con los gobiernos socialdemócratas de Francia, Italia y seguramente España a partir de enero de 2016. Ese es el camino.
También les ayudó el descrédito de unos partidos y el extremismo de otros, aunque si la victoria fuera para el más coherente, ganaría el Partido Comunista de Grecia (KKE), calificado como obsoleto y dogmático por más que sus vaticinios sobre el euro lleven años ajustándose a la realidad, pero claro, carecen de glamour. La ideología que a unos les falta a otros les sobra.

Otra vez Grecia