Y otros que también tienen que callar

|

 


TAMPOCO tiene que andar muy tranquilo Pablo Iglesias, conocido en tiempos electorales con el sobrenombre del camaleón. El líder podemita, que primero jaleó la posibilidad de que el Reino Unido saliera de la UE y a dos días de la votación, cuando los resultados hablaban de una victoria de la permanencia, se mostró como el más europeísta del planeta, ayer se apresuró a pasear su rostro más amable por las diferentes televisiones para pedir con pasmosa cara dura, que nadie intente obtener un beneficio político de lo sucedido en las islas británicas. Es decir, que Iglesias quiere evitar a toda costa que se extrapolen las ideas y que los españoles sean conscientes de dónde pueden acabar por culpa de aquellos que se atreven a apoyar consultas populares que no son otra cosa que procesos para dividir a la sociedad y al país. Si algo se ha aprendido del Brexit es que con los referendos no se juega...

 

Y otros que también tienen que callar