Gallinas y virgo

|

La transparencia del PP es como la del culo de una botella. Quienes pensaron que los ordenadores que el PP “recuperó” a Bárcenas, iban a hacer cantar a la gallina, fueron bastante inocentes. Alguien los “desvirgordenó” mientras Bárcenas pencaba penitencia penitenciaria. Y hasta las secretarias de Bárcenas y Lapuerta, cuidadosas ellas, destruyeron las respectivas agendas de ellos, porque “sus datos carecían de interés”. ¡Claro! carecían de interés porque, como el capital estaba en Suiza, aquí no generaban ninguno. ¡Nos han jodío la cabra! Y la coña sigue.
La Cospedal, conocida informática diferida, se descuelga diciendo: “el disco duro de un ordenador era virgen”.
¿De dónde coño le vendrá a la moza tal conocimiento acerca de la virginidad, no sé si real o virtual, de un disco duro? Y si lo era, ¿lo fue antes del parto, en el parto, y también después del parto? Sí; me temo. Quizá tan virgen como las gallinas.

 

Gallinas y virgo