Sus muertos

|

Mientras un exultante Botín proclama la entrada de dinero en España por doquier, aquí, seis millones de parados, doce de pobres, tres en pobreza extrema, y depredadores  sociales vocean el fin de la crisis y crujen el Pacto de Toledo, con recortes de todo tipo e impuestos a todo Dios menos a los ricos, una reforma laboral de mierda anima a la CEOE a pedir el despido libre y gratis, y pasarse por ahí el Estatuto de los Trabajadores.  
Entre tanto, empresas de las “de siempre” (Pescanova, Fagor, Pan Rico, y muchas más, grandes y pequeñas), se van a tomar por saco engrosando la lista de parados, con el silencio cómplice de los sindicatos de “clase” (¿de qué clase?).  Quizá haya llegado el momento de que la Organización Internacional del Trabajo, o algunos con un par de cojones que falta a los estáticos políticos de izquierda, citen los  muertos de muertos de alguien y sacudan la conciencia de la clase trabajadora.

Sus muertos