|

 Las matemáticas no entienden de posturas maniqueas

PARECE que Xulio Ferreiro ha abrazado el maniqueismo. Lo suyo es lo de blanco o negro, sin grises que maticen y expliquen la realidad diaria. Solo así se puede comprender la saña con la que se manifestó contra el grupo socialista coruñés, que volvió a negar su apoyo a un modificativo de crédito. Tajante, el regidor herculino los conminó a aclarar si estaban de su lado o del del PP. Tan mal lo llevó que invocó a Besteiro y a Pedro Sánchez para que ellos aclaren si avalan la postura de los sus concejales. Por si fuera poco, para el mareante, los coruñeses tienen un anhelo de cambio que es lo que representan él y sus concejales, y el PSOE, al no respaldarlos con un cheque en blanco, los están defraudando. Y sin entrar en la cuestión de si al PSOE le interesan o no los problemas de los vecinos, como aseguró Ferreiro, la realidad es que parece que la Marea todavía no se ha enterado (o no se ha querido enterar) de que en democracia es la matemática la que marca le línea a seguir y, por desgracia para él y los suyos, los muchos, muchísimos, coruñeses que le dieron su apoyo en las pasadas elecciones locales no fueron suficientes para que gobernaran en solitario. Es lo que tiene no disponer de una mayoría absoluta, que necesitas negociar con las personas a quienes les debes pedir el apoyo hasta para si puedes ir al baño. Es posible que a base de plenos fallidos, la Marea termine por comprenderlo.

 Cuestión de buenos, malos y Aznar

OTRO de los del conmigo o contra mi es Artur Mas, que ha decidido que hay unos cuantos buenos, que son los que le votan a él, y el resto, malos ellos, que luchan para que gane el proyecto de Aznar. Es decir, que los catalanes tendrán que elegir el próximo 27 entre el paraíso o el infierno, aunque, a estas alturas, parece que comienzan a ser legión los que piensan que con Aznar, al final, tampoco se vivía tan mal y por lo menos la Generalitat no cerraba hospitales.

 Breogán sigue con sus problemas

ANDAN los podemitas galaicos un tanto alicaídos a cuenta de las bajas que están sufriendo entre sus cargos.  Al menos es lo que aseguran los miembros del sector crítico, que añaden que el comité de garantías es irregular, debido a que perdió ya a la mitad de sus miembros. La cuestión es que desde la estructura gallega de Podemos niegan que la situación sea así y, habida cuenta de la complicada organización de la formación asamblearia, resulta muy complicado saber quién miente y quién cuenta la verdad.

 Vence y la democracia interna

QUIÉN iba a decir que Vence terminaría por convertirse en un defensor a ultranza de las primarias. Solo hizo falta que Beiras se postulara como cabeza de lista de la por ahora inexistente Marea gallega para que el líder del BNG por obra y gracia de la UPG haya comenzado a creer en la democracia interna de los partidos. Esa cuya ausencia llevó al propio Beiras o a Quintana a dejar el Bloque.

 Podemos y Ahora en Común se entretienen al ritmo de la yenka

LO de Podemos con IU (o Ahora en Común) es una especie de yenka en la que los pasos adelante y atrás se van sucediendo en una danza que comienza a hinchar las narices de los ciudadanos. Tras las conversaciones mantenidas con Alberto Garzón a lo largo del fin de semana, todo parecía indicar que los comunistas refundados acabarían bajo el paraguas de los podemitas como una gran coalición de izquierdas. Y ahora, a vuelta de martes, Pablo Iglesias se desmarca asegurando que eso de Ahora en Común no es más que Izquierda Unida con otro nombre, algo que, según asegura, respeta, pero “desde la discrepancia”. Es decir, en la coreografía toca paso atrás, pero, preparando el nuevo cambio, el coletudo líder abre la puerta a que el propio Garzón entre en Podemos y renuncie a encabezar el remake de IU. Es decir, que en breve veremos otro pasito p’alante...

 Las previsiones de Mariano Rajoy para el día después del 20-D

EN ocasiones, el presidente español hace gala de una clarividencia que ya quisieran para si algunos de los muchos rapeles que adornan la geografía nocturnas de las tdts españolas. Y es que Rajoy reconoció que lo tendrá más difícil para gobernar tras el 20-D al poder pactar solo con los Ciudadanos de Rivera. Es decir, que la cohorte de asesores y aconsejadores con los que cuenta Mariano Rajoy ha tirado de calculadora para dar la desagradable noticia al jefe. Y es que queda muy claro que, por cosas como estas, se ganan su magro sueldo.

 El negocio de la autopista a cuenta de todos

NI un solo gallego duda de que la Autopista del Atlántico, esa que en los mapas aparece como AP-9, es cara. Y todavía lo es más si se tiene en cuenta el pésimo servicio que ofrece a sus clientes, que un día sí y otro también soportan colas en los peajes, padecen un firme a todas luces deficiente o asumen como mal menor el colapso del puente de Rande o de la salida de Alfono Molina. No es que a los gallegos les guste sufrir. La cuestión es que no existe una alternativa razonable al trazado de la AP-9 y, por ello, los conductores somos rehenes de las decisiones de la empresa que, además, reconoce que es el gran negocio de cuantas concesiones explota, ya que es la que más aporta a la cifra de negocio de la compañía. Así nos va.

 El muelle de punta Langosteira vuelve a batir un nuevo récord

SEGURO que a estas alturas hay alguien en Galicia, de esos de los de sarna para los demás, que se está revolviendo en su poltrona agitado a cuenta de la nueva prueba que acaba de superar el Puerto Exterior de A Coruña. Resulta que en un solo día recibió 105.000 toneladas de cereales, gracias al atraque de uno de los barcos más grandes que haya llegado nunca a una dársena gallega. El buque en cuestión tiene una eslora de 225 metros y otros 30 metros de manga. Un gigante que demuestra que las instalaciones de punta Langosteira no solo están preparadas para este tipo de tráficos, sino que además, cuanto antes se consiga concluir el enlace ferroviario, fundamental para unas instalaciones de estas características, antes se podrá beneficiar Galicia del potencial y la ventaja que supone tener un puerto exterior como el coruñés.