El fiasco espacial español

|

Justo ahora que Cataluña está buscando el modo de crear su propia NASA, va España y pierde un satélite. De golpe, 200 millones de euros tirados al espacio exterior y nuestro objetivo como país de vigilar el planeta, pues roto en añicos. Menos mal que, al menos en esta ocasión, la culpa no fue nuestra. No es que seamos como Pepe Gotera y Otilio. En este caso, los chapuzas fueron los franceses o, para ser más exactos, la Agencia Espacial Europea, que lo mismo estrella una sonda contra Marte como no controla el desvío de un cohete y acaba perdiendo dos satélites, uno de ellos, el español. Y, justo al mismo tiempo, el SpaceX, ese invento del excéntrico Elon Musk, es capaz de llevar sin sobresaltos a cuatro hombres a la Estación Espacial Internacional. Él, que no consigue evitar que los coches Tesla se estrellen cuando van con el piloto automático, parece que en el espacio se mueve mejor.

El fiasco espacial español