15-M: SOBRAN LOS MOTIVOS

|

Miles y miles de ciudadanos han visibilizado sus motivos para protestar, en medio de un clima de apoyo popular (el 76% según las encuestas) y los insultos –perro-flautas, cochambre, radicales, etc.– de la derecha instalada en el poder (Cospedal, Aguirre, Montoro, etc.) y sus tentáculos mediáticos (faltando al abecé de la profesión) hasta descalificarlos sin razón alguna.

¿Hay motivos para las protestas?

Sí, mil veces sí. Cuando los ciudadanos “normales” (por el emplear una de las frases de Rajoy) tenemos que bregar casi medio año (hasta el 3 de mayo dicen las estadísticas) para pagar impuestos, tasas, tributos y demás gabelas que engordan el tinglado, los congresistas y senadores dejan un 4,5% ante doña Hacienda.

Es para indignarse, o no?

¿Cómo no vamos a estar indignados si en el juzgado de Cambados desaparecen hasta doscientos folios de las denuncias vecinales presentadas contra Telmo Martín, exalcalde de Sanxenxo, exconcejal en Pontevedra y prohombre del Partido Popular, además de habitual de las denuncias urbanísticas?

Repasen la lista de los consejeros de la llamada “Alí Ba Bankia y sus cuarenta recomendados”: Santiago Alarcó, cuñado de Rato; Claudio Aguirre, primo de Esperanza Aguirre; Mayte Hernández, Nieves Alarcón esposas de cargos del PP en la Asamblea de Madrid, que la familia es lo primero. Encontrarán, también en el chollo, a Ángel Acebes y entre las becarias de Caja Madrid a la joven María Zaplana… La lista completa en Internet. ¿Es para indignarse?

Ahí tenemos al jefe de los jueces, al número uno del Supremo, que considera una miseria gastar seis mil euros, del cajón común, en hoteles de lujo

Desde que llegaron al gobierno han rebajado personal y servicios y han subido tasas e impuestos. Reducidos los derechos civiles (¡hasta tiene que intervenir la ONU!) y empobrecido el país hasta la extenuación, sueñan con una nueva centralización del país hasta llevarlo, por rutas imperiales, al siglo pasado.

Mientras las calles hervían de manifestantes, Feijóo rodeado de fieles anunciaba la reconquista de España y Albor el triunfo del cristianismo en Europa. Obvia Feijóo que el comportamiento del empleo es peor en esta comunidad que en el resto de España y que es el PP, señor Albor, el que deja fuera de la sanidad pública a los emigrantes y pobres de pedir.

Así las cosas ¿hay motivos para clamar desde la calle por un cambio de rumbo? ¿Vale? Me abro. Sean buenos ahí fuera.

15-M: SOBRAN LOS MOTIVOS