Cerrado por jubilación

|

La ausencia de vocaciones sacerdotales está suponiendo un reto para la Iglesia Católica. Las diócesis, incluida la nuestra, se las ven y las desean para encontrar soluciones pastorales, que parece no encuentran. La Jerarquía descartó la participación de los laicos en la solución y traer curas de otros continentes, es complejo. Creo que todo está abocado, al menos en la nuestra, a la desaparición por inanición. Cualquier día vemos colgado en la puerta de una Iglesia un cartel que diga: Cerrado por Jubilación. 

Como solución, hace unos años, pusieron en marcha las Unidades Pastorales (UPA), agrupación de parroquias, con el objetivo de mantener las misas, catequesis y sacramentos. Sí las UPAs han sido eficaces o no, seguro que discreparemos, claro, pero todo indica que no, y mi valoración solo la baso en lo que me cuentan amigos sobre la vida en su parroquia, que ahora se limita, casi siempre, a la misa dominical cada vez menos numerosa. Por tanto, parece que no ha funcionado mucho el experimento; y los curas piensan, al menos algunos, igual. Baste leer las declaraciones del último párroco de “Dolores” instando que se haga pronto la reforma de “Dolores” y se abra de nuevo porque sus parroquianos son mayores y les cuesta trabajo ir a otras templos (en La Merced sigue habiendo misa, que es de lo que se trata). Parece que no está muy entusiasmado con las UPAs. 

El futuro parroquial de Ferrol centro, como otros ciudades, es incierto. Nuestra Ferrol ahora tiene las parroquias: Angustias, Pilar, San Juan, Canido; y las UPA de San Pedro, Caranza y el Centro. Todo para once curas, y no todos a tiempo completo. De los once, tres tienen más de 80 años, con más de 70 otros tres, uno con más de 65, otro con más de 60 y tres entre 45 y 55 años. Es decir el 63% tiene más de 70 años. La verdad es que estos curas, al margen de otras cosas, merecen un reconocimiento especial.

Me temo que nuestras UPAs no tienen futuro. Pero doctores tiene la Santa Madre Iglesia. Ahora a ver quién es el responsable del próximo futuro. Ahhh!!! ¡Y urge rehabilitar Dolores, parroquialmente hablando! claro.

Cerrado por jubilación