El sobrinísimo se monta una película sorprendente

|

GONZALO Caballero, el sobrinísimo, aún levita. Cuando su tío, el todopoderoso Caballero, don Abel, le devolvió la palabra hace unos días, hasta lo presentó en un almorzo informativo, se elevó un palmo del suelo y todavía no ha vuelto a tomar tierra. No llega a alejarse tanto de la superficie como el Globo de Betanzos, pero va camino de ello, porque hasta es capaz de asegurar en público que la franquicia enxebre del PSOE va de maravilla y está cargando las pilas para darle a Galicia el cambio que precisa. ¡Qué optimismo! Va también el partido desde que él lo gestiona que en tres de los congresos provinciales han salido elegidos los candidatos que no quería. Es verdad que la cosa podía ir peor, pues podían haber ganado los malos en las cuatro citas, pero de ahí a proclamar que van viento en popa...

El sobrinísimo se monta una película sorprendente