Agradable sorpresa

|

Fieles a su cita navideña, llega a mis manos el último libro de Navantia, que realizado por el capitán de navío retirado Miguel Ángel Garat Ojeda, pone colofón a la serie que éstos últimos años ha dedicado a la Armada en el periodo de la Guerra de la Independencia.
En este nuevo volumen su autor nos expone la difícil situación de España a principios de 1811 cuando las tropas francesas controlan prácticamente la totalidad de la Península de la que sólo queda Cádiz bajo un angustioso sitio. La ayuda naval británica y la determinación a la lucha del pueblo español, habilitó que al año siguiente la situación fuera cambiando.
El estilo utilizado por Garat nos ha parecido tan original como poco ortodoxo, pues le ha puesto literatura a unos textos que más propios de un corpus documental.
La lectura pues, se ofrece en breves textos de manera cronológica sin el encorsetamiento que conlleva el explicar el contexto y antecedentes que configuran su marco histórico; estilo personal que no comparto pensando sobre todo en los menos eruditos en la cuestión, pero que aplaudo por lo novedoso y entretenido.
Es de admirar además, la labor que ha realizado el autor en el Archivo General de Marina, que podríamos calificar de “monumental” pues solo la lectura de cada carta, cada oficio, Garat ha debido emplear años. 
Mención aparte merece también el buen gusto con el que ha ilustrado su estudio, donde se han reproducido un buen número de litografías, en su mayoría poco conocidas, procedentes del “Museo Iconográfico e Histórico de las Cortes de Cádiz”.
No me queda ya más que volver a felicitar a la dirección de Navantia que, un año más, sensible a la cultura como es, haya emprendido la edición de esta obra, pues las enseñanzas del pasado son fundamentales para entender nuestro presente y nuestro futuro. Y es que la historia, no lo olviden nuca, mis queridos lectores, siempre se repite.
 

Agradable sorpresa