ROSALES DE MÚSICA

|

“Tiembla la última rosa que por eso, es más hermosa cuanto más tardía…”, así anuncia el poeta el otoño con el que comenzamos nuestro rosal de música el grupo Rosas al que me complace pertenecer, junto con la cálida guitarra de Daniel y la evocadora voz de José Luís desgranando versos que acompañan el repiquetear de la bandurria, este instrumento que me acompaña desde siempre y que sonó esta vez en A Graña, con las melodías de inolvidables boleros que el generoso público supo reconocer y entonar, en esa atmósfera íntima que se genera a veces, como un flujo de eléctrica corriente. Un concierto en el que hubo momentos de solidaridad con los vecinos del muelle de carbón: “…barco carbonero, negro el marinero. Negra en el viento, la vela. Negra, por el mar, la estela…” y momentos para la evocación del mar, el que acompaña el escenario de nuestro concierto, recreado magníficamente en los lienzos del “Almirante de Almirantes”, Miguel Fernández y Fernández, al que agradecemos su generosa presentación, acompañando sus cuadros nuestra interpretación en sinestesia de color y música. “…Si mi voz muriera en tierra/ llevadla al nivel del mar, y dejadla en la rivera/ llevadla al nivel del mar y nombradla capitana/ de un blanco bajel de guerra…”
Hemos querido transmitir libertad y sensualidad, el frenesí de esta música de pasión y ternura, de venganza y perdón…Todo lo que está en el bolero y en su ritmo acompasado y sensitivo.
Agradecer a nuestros amigos de A Graña esta invitación para participar en la celebración de su VII Semana Cultural y, extensivamente a todas las demás asociaciones, entidades y concellos que piensan en Rosas para poner renovada música en sus escenarios. Con toda ilusión retornamos no al invierno de las hojas muertas, sino al tiempo nuevo de la canción, con el que esperamos llegar en cada concierto a sus corazones.

 

ROSALES DE MÚSICA