RUMANOS

|

Los más bajos y ruines recursos utilizaba la trama rumana que explotaba a mujeres menores de edad para practicar la mendicidad en Ferrol y sus alrededores. Las amenazas dirigidas a vender los hijos de las víctimas si estas no cumplían con un mínimo en las recolectas convertía a las madres en auténticas esclavas del clan, que no dudaba en exigir que pidiesen limosna bajo la lluvia para, de este modo, acrecentar la solidaridad de los vecinos. Tales actos merecen un castigo correspondiente con el grado de mezquindad practicada. Solo de este modo se puede desalentar a otros grupos para evitar que casos como este continúen proliferando.

RUMANOS