Una ciudad okupada

|

EN tiempos de los césares se hubiera considerado como un augurio (no está muy claro si bueno o malo), pero la realidad es que mientras el alcalde coruñés y su séquito mantenían un encuentro “Dillo ti” (“Digo Eu”, según puntualizan las lenguas viperinas y algunos malidicentes), en A Silva, a pocos metros, se estaba produciendo un intento de okupación de una vivienda. Un vecino fue el que alertó a la Policía para que impidiera el allanamiento de una casa unifamiliar de dos plantas por parte de una pareja. Incluso la concejala de seguridad ciudadana salió a ver lo que sucedía y cuando llegó los agentes ya estaban esposando al hombre. que carecía de documentación. La edil, tras interesarse por lo que ocurrió, volvió al encuentro vecinal y, se supone, daría cumplida información al regidor. A lo peor es por esto por lo que Beatriz Mato aseguró hace un par de días que A Coruña ha pasado de ser una ciudad pujante a ser una ciudad okupada. Eso sí que es convertir en realidad un eslogan. Una coña.

Una ciudad okupada