Saber ver en las derrotas lo positivolos alcaldes mareantes

|


PESE al tremendo batacazo electoral, los afiliados de Izquierda Unida han decidido que Alberto Garzón, el hombre que se unió a Pablo Iglesias para asaltar los cielos, siga al frente de la formación. Sin embargo, lo más importante no es quien sea el mandamás del partido, lo relevante es conocer el profundo análisis que Garzón ha realizado de los motivos que han llevado a la coalición a perder casi un millón de votos y pasar del sorpasso al sopapo sin solución de continuidad. Para Garzón, todo fue culpa de las prisas, que provocaron una campaña deslabazada, con mensajes paralelos y desconectados unos de los otros. Eso sí, al final siempre se puede encontrar la vertiente positiva hasta de la más cruel de las derrotas y Garzón la ve en el hecho de que el bipartidismo haya salido muy debilitado de los comicios. Como asegura el dicho, el que no se consuela es porque no quiere.

Saber ver en las derrotas lo positivolos alcaldes mareantes