Abanca da otro pasito

|

La economía, la de “es la economía, estúpido”, tiene unos caminos tan inescrutables para la mayor parte de los mortales como los del Señor. Por eso de entrada cuesta entender que la compra de la financiera del Pastor por parte de Abanca suponga un paso para la expansión por Portugal de la entidad que preside Juan Carlos Escotet. En principio, es fácil pensar que se trata de una operación realizada en A Coruña con la vista puesta en el resto de la comunidad autónoma, pero la vista va un poco más allá y traspasa la raia. Abanca Servicios Financieros, que así se llama esta reforzada división de consumo, tiene ante sí un mercado muy amplio y una cartera de crédito que supera los 190 millones de euros; así, de esa forma, se ve que el camino más que inescrutable es lógico y que siguiendo la línea de actuación mantenida hasta ahora, ir pasito a pasito, Abanca puede dar un nuevo salto hacia el club más selecto de las entidades financieras españolas, un objetivo que en la era pre-Escotet parecía inalcanzable.

Abanca da otro pasito