ESQUELETO

|

En un portal de una calle de Madrid encontraron el esqueleto de un hombre al que su mujer aseguró: “Bajo ahora”. El mundo de los hombres se solidarizó enseguida con él, así como la asociación de expacientes “La paciencia es cosa de hombres”, sita en la calle de la Esperanza s/n. El entierro que se realizará mañana a las doce de la mañana no admite esperas; el sepelio arrancará cuando se considere que hay gente suficiente o cuando el muerto, que ya es esqueleto y por lo tanto  infinito, diga “ahora”. La mujer a estas horas sigue hablando por teléfono, todavía no ha recibido la noticia del fallecimiento por embolia temporal de su hasta ese momento esposo. La policía investiga el término “ahora”, así como las últimas palabras del pobre señor: “Oiga si ve a mi mujer dígale que la estuve esperando, que en ningún momento abandoné la fortaleza”. Los vecinos han propuesto una placa para que luzca en el portal: “Nosotros también somos víctimas del lenguaje”.

ESQUELETO