El silencio de los corderos

|

na vez más habló la militancia, por fin aunque sólo sea por arriba se han dado cuenta que no sólo están para pagar cuotas ni pegar carteles. Unas primarias en donde la gente votó libremente, sin presiones, que sabemos los que llevamos un tiempo como se las gastan por estos lares.
Y si bien ganó Pedro Sánchez que representaba la voz de la militancia y que tanto revindicó, lo orgánico está ya en ebullición. La maquinaria de congresillos, congresos y demás parafernalias que hacen que el PSOE esté seguido en guerra y olvidándose de otros menesteres más importantes. Lo siguiente a la elección de secretario general, era hacer las asambleas locales para elegir los delegados que estarán en Madrid en el 39 congreso.
Se celebraron en todas las agrupaciones y la militancia volvió a hablar, se intentó en llegar a una lista única, en algunos casos se consiguió y en otras no, oye no vaya a ser que me quede fuera y turro lo infinito para salvar mi culo..
Pues bien, se votaron y luego estos procesos se deciden en el provincial, y una vez más, aquí siguen apostando por gente que pasa de perfil, y obvian a los que se han dedicado en cuerpo y alma a buscar unos buenos resultados, a los que dejan su tiempo y dinero, gente que cree en sus ideales . Pero sigue sobrando gente currante, siguen las mesas camillas, aunque lo más grave es que no se respeten las listas de las asambleas. Una vez más se repite, y que pasa, pues nada, quizás no se dan cuenta o si de que los militantes dicen que así no, pero bueno todo sea por salvar su culo.
Frases en redes  denunciando todo lo que detallo como “engañar, manipular y utilizar a los demás”, “el mejor aliado es el peor enemigo” o alguien que se pregunta “dónde reside la verdad o la realidad. 
Son sólo percepciones subjetivas hechas a la medida de cada individuo, “el miedo es el que nos debilita, miedo a pensar diferente”
No seré yo quien los juzgue, lo hice hace tiempo, no seré yo porque no me impliqué en nada en este proceso orgánico, creo y me reitero que este partido está muy tocado, y mientras se sigan teniendo gente a “sueldo” para estos procesos, y no se digan las cosas como son, adiosito partido. 
Corderos con piel de lobo pero siempre de negro.
 

El silencio de los corderos