El bando

|

Por orden del Sr. Alcalde, se hace saber, que primero la niña, y después el otro. La niña ya está lista, y hay quien pretende que “se le pida perdón”. ¿También su hermano con restitución de títalo? Se verá. El otro tiene un problemilla de ingeniería judicial, en mengua, como un acortador procesal de pene/a. ¡Ay, como me gustaría estar en ese bando! 
Y es que estar en el bando adecuado es cojonudo. Si tienes algún conflicto, ten confianza con alguien de confianza y, to palante y en paz. Luego hay siempre malpensados; gente de baja estofa sin puta idea del asunto, y que se pronuncia sin respeto alguno a la causa de la justicia, que es igual para  ricos y gente con poder y, por extensión, para los robagallinas, ignorantes de las enormes ventajas que conlleva vivir en Monarquía Constitucional democrática. ¿Y el otro, otro? Torres más altas han caído. ¿Quién tiene la culpa de todo esto? Pos quién va a ser: el instructor.
 

El bando