Hay miles de héroes

|

la crisis desatada por el coronavirus nos está dejando héroes anónimos que, curiosamente, están recibiendo, todos los días, el homenaje de sus conciudadanos. De modo espontáneo, a las ocho de la tarde, la gente sale a las ventanas, los balcones, las terrazas y aplaude. Aplaude a todas esas personas que hacen su trabajo pese a que corren un grave riesgo de contagiarse. De ellos depende nuestra salud. Pero, curiosamente, hay otros colectivos que también merecen ese homenaje y, por lo tanto habría que hacerlo extensivo a las cajeras de los supermercados y de las tiendas, de las panaderías, al personal de las gasolineras, a esas personas que nos traen la comida a casa, a quienes nos recogen la basura o a los agentes que procuran que nada suceda mientras estamos encerrados en casa. También hay voluntarios que siguen haciendo su labor y cuidando de los mayores. La verdad es que son tantos héroes que es imposible poder mencionarlos a todos en este espacio.

Hay miles de héroes