Pantalones cortos, ideas cortas

|

Estoy un poco harto, la verdad, de ver las acreditadas piernas presidenciales subiendo y bajando la ruta da pedra e auga, algo que uno hizo tres años atrás, comprobando que hay que estar en bastante mejor forma de lo que uno está para trotar por la ruta de Ribadumia; o sea, que Rajoy está en form. Como Sánchez, que ya no teme ser cazado por los ‘paparazzi’ del ‘selfie’ bañándose en Ibiza y mostrando que no es Cristiano Ronaldo, hombre, pero tampoco tiene una barriguita cervecera.
Se les ve en forma (física), en suma, a los dos hombres de los que depende nuestro destino. Qué bien. Lo malo no es verlos con los pantalones cortos, piernas al aire como cualquier veraneante: lo verdaderamente malo es cuando sospechas que también las ideas están acortadas, que no hay nada que hacer para que nos saquen de este surrealismo político en el que estamos metidos. Bueno, al menos los emergentes Rivera e Iglesias, que no son precisamente Petronio no andan exhibiendo su ‘dress code’ de relax a los españoles que pueden, o no, tomarse unas vacaciones fuera de casa, pero que lo que piden a quienes aspiran a representarlos es que no nos creen más problemas, no que nos muestren lo bien que lo están pasando.
Está claro que en agosto no se pueden hacer planes políticos, porque la cabeza de ‘ellos’ está en la playa o en la montaña, y conste que no equiparo a Rajoy, que hace, lo que puede en busca de un acuerdo, con Sánchez, que no sé muy bien qué hace. La investidura de finales de este mes no saldrá adelante, porque el ‘no’ del playero Sánchez parece inamovible. Pero ya llegará el otoño, ya llegarán las prisas por pactar y entonces el PP aceptará muchas de las cosas que le pedirá el PSOE a cambio de un giro. Básicamente, porque en otoño ya llevan todos los pantalones largos, y eso, y el alejamiento de los paraísos vacacionales, puede que les alargue algo las ideas. Eso y, claro, que se vaya acercando la fecha increíble, imposible, del 25 de diciembre para que nos lleven a votar, que puede que vayan a llevar a votar a Rita la cantaora. Pero, antes que eso, ocurrirán muchas cosas, ya verán. En cuanto se quiten los pantalones cortos y vean que empieza a hacer mucho, frío.

Pantalones cortos, ideas cortas