AL FUNCIONARIO ALBERTO

|

Usted, que hizo un largo y provechoso recorrido por la administración pública, también fue interino; un joven valor que buscó la fijeza y la tranquilidad en lugar de las turbulencias del mercado laboral.

Circula, como bien sabe, funcionario Alberto, una foto por internet –usted con menos años y más pelo– donde, en compañía de otros jóvenes aspirantes a funcionarios fijos y con buen futuro, presentan sus demandas –no recuerdo si amenazaban con huelga o simplemente “amagaban” con ella– para conseguir una plaza de “fijo”, pues en la Xunta, hasta que llegó Dositeo, todo el mundo estaba en precario y de aquella época son las primeras promociones que consiguieron plaza.

Ya metió mano en la sanidad, la enseñanza, nos habla del copago y ahora da un paso más recortando sueldos a sus compañeros los funcionarios

Con usted, funcionario Alberto, están otros ilustres de la administración como el señor Negreira, que ahora gozan de buena salud laboral, excelente sueldo y esas primas que usted quiere reducir.

Ya metió mano en la sanidad, la enseñanza (siguiendo los pasos de su mentora, la presidenta de la comunidad madrileña) y nos habla del copago –que aquí sus amigos y colegas del Concello coruñés ya anuncian para los que reciben ayuda a domicilio– y ahora da un paso más recortando sueldos a sus compañeros los funcionarios. Además, como hay poco trabajo –imagino– recorta también su jornada laboral, o sea, funcionarán menos horas en detrimento de la ciudadanía.

Ya puestos, don Alberto, usted que se ha quejado de incompetencia en muchas cosas (no tiene competencias, dice) y le falta dinero para otras tantas, podía aprovechar y recortarse el salario en un 30% y, ¡por supuesto!, las horas de tajo, pues tiene poco que hacer por lo que se ve (se ve y se nota) y así –en reposo, descansando– no nos da la tabarra inventando “medidas valientes” para salvar la sanidad pública (la privada la tienen salvada con los conciertos), para salvar, también, la enseñanza pública (la otra, con los conciertos y con el señor Wert de ministro está salvada e irá al cielo) y todo lo que funcione desde la administración.

Ah, por cierto, ¿para qué coño sirve, si no vale, según usted, la administración y los funcionarios que la ponen a funcionar?

He puesto en un marco la citada foto que aparece en internet donde unos jóvenes interinos piden paso dentro de la administración gallega para no olvidarme de cómo funcionan con usted las cosas.

La Xunta, por ejemplo.

AL FUNCIONARIO ALBERTO