Paz y amor

|

seguran que el signo que caracteriza internacionalmente el movimiento de paz y amor fue creado por el artista británico G. Holton, en 1958, para activar la campaña en pro del desarme nuclear. 
Fue un plagio pues como sabemos, el ángel lo anunció antes de que Rapahel nos tocara el tambor en los villancicos. 
Fue también, eso de paz y amor, una marca de hippies, ecologistas y otros movimientos que aprovecharon la famosa canción de John Lenon que ustedes, si se atreven, la aprovechan esta noche para hacer callar a los que a los postres nos insisten en que hay que “mirar como beben los peces en el rio” algo insólito que solo ven los que antes han bebido en demasía acompañando al postre.
Pero es verdad que hace falta mucha paz y mucho amor  si tenemos que compartir mantel con hinchas del Barcelona y el Real Madrid o de Vox y Podemos. 
Y es que si ya es malo lo de la velocidad a la hora de pelar gambas en tu vecino de mesa peor es que “endilguen” un discurso sobre el cambio climático y las razones del pariente de Rajoy. 
Así que paz y amor. ¿Un ejemplo de amor? Bebeto que declaró a Marca que quiere ayudar al Deportivo y por eso le dan gana de volver a jugar y es que está muy triste pues “no se imagina que pueda bajar a Segunda B”. 
Y les dedica un cariñoso recuerdo a la peña de los Riazor Blues,  haciendo un alto en su trabajo de diputado en Rio Janeiro.
Si nuestros diputados repartieran más amor entre propios y rivales tendríamos mucha más paz y, sobre todo, nos ahorraríamos una serie de tonterías, barbaridades, mentiras y exageraciones…
Y por eso nos tienen enfadados. Por un lado por lo que hacen y por el otro por lo que dejan de hacer. 
No les quiero amargar la noche y por eso hoy me olvido de una de las razones que dan vida a esta profesión: contar lo que no les gusta a los poderosos. 
El periodista, dijo no se quien, es como un detective que usa la pluma en vez de una pistola. Y es que la verdad hace más daños a unos y hace libres a otros. 
Pero hoy vamos a desearle a todo el mundo que pasen la noche en paz. Que repartan paz. Desde Felipe en su discurso a cada uno de ustedes en una sonrisa. Y eso es todo: nos vemos en vísperas de Reyes que hay mucho que pedir…   

Paz y amor