Parlem

|

entonces va el Rivera –nada sospechosos de ser de izquierda– y le dice al Rajoy “Para hacer cambios sólo hacen falta dos cosas: Dos cojones”. Literal. Y se quedó tan pancho. ¡Dios nos salve, reina y madre, que lo hubieran dicho el Rufián o el Iglesias! Habría que ver, oír, o las dos cosas, a la Señá Presidenta del  Parlamento, descabalgada de su silla, poner el grito en el cielo. 
Claro que luego lo arregló el Sánchez, cuando en la Moncloa propuso un cambio a Rajoy; reformar la Constitución, y este aceptó. Aunque si Rajoy aceptó hacerlo, manda carallo la reforma que podemos esperar, nenos. Quizá sea una deforma más que otra cosa y. desde luego, sin consultar a nadie si queremos monarquía o  república, por donde debería empezarse. Creo que  la reforma esa que propone el Sánchez, será más una obra de “modistismo constitucional” que otra cosa, para plancharle sólo el faldón sin zurcirle  el desflore de su rasgada  enagua de la transición.
 

Parlem