Los plenos del mes más corto

|

EL mes más corto del año ha sido el de más plenitud. Hasta tres reuniones de la corporación se van a realizar. Es que al final de la legislatura lo anormal será que haya plenos ordinarios. El alcalde está empeñado en llevar sus asuntos a votación sin los apoyos necesarios, para convertir lo que sería un trámite, en otro fracaso constante. Esto es meter por meterse, lanzarse a la piscina sin saber si hay agua, ya sea del saneamiento o embotellada. Es posible que el regidor espere que no haya dos sin tres, aunque mientras tanto puede encargar otro informe para acelerar los presupuestos, que a este paso vendrán con la cabalgata de Papa Noel, porque en el desfile de Carnaval ya no queda espacio.

Los plenos del mes más corto