Los disgustos que da el Racing

|


EL Racing ha comenzado la temporada poniendo a los aficionados nerviosos, una tradición entre los adeptos del club verde. Con lo sosegado que se está en la parte alta de la tabla, Míchel Alonso y sus pupilos prefieren el suspense. Así no se llena A Malata ni llevando al público engañado a una actuación del Combo Dominicano. El de ayer fue otro susto más de los que habrá que esperar a lo largo de la temporada, como para ir haciendo boca a la larga lista de tragos amargos que habrá que tomar, a no ser que cambien las tornas y vuelvan las victorias. Lo mismo que la campaña pasada, pero al revés. Cuando se vuelvan a ve las camisetas de los fieles por las calles, será la señal de que algo habrá cambiado: o la lucha por la permanencia o el ascenso.

Los disgustos que da el Racing