Las ladronas que serán cheirentas

|

SU identidad no se ha hecho pública; solo han trascendido sus iniciales, J.V.L. y L.J.B., pero se sabe que son jóvenes y tienen los dedos ágiles, quizá incluso largos. Les gusta aligerar de productos las estanterías del departamento de perfumería de una cadena de supermercados. Su última correría les reportó un botín valorado en 79 euros y el juez les ha prohibido entrar durante cinco años en los establecimientos que la cadena tiene en la provincia de A Coruña y en los municipios de Vigo y Marín. Seguro, segurísimo, que respetan la decisión judicial y van por la vida atufando al mundo entero.

Las ladronas que serán cheirentas