EL BOSQUE

|

Este pobre columnista está estupefacto, superado por las circunstancias, y no sabe qué pensar. Mientras Montoro da la cara en el Parlamento –un decir– por el caso Bárcenas, Rajoy se va a Perú, poniendo tierra de por medio. ¿Será para separarse del árbol que no le deja ver el bosque del caso Naseiro, Camps, Fabra, Palau, el ramificado Gürtel, Campeón, Palma Arena, Pujol, Nóos, Mercasevilla, y ahora este?

Y otra preguntita: ¿son más listos los políticos afanadores que los jueces? Si exceptuamos al juez Garzón (que quiso enchiquerarlos con un par), y se lo cargaron, ninguno en activo ha conseguido enjaularlos, por lo que fuera.

Esto me inquieta. ¿Necesitarán unos cursillos de perfeccionamiento frente a estas modalidades delictivas, llevadas a cabo por los que parecen “especialistas”? No lo sé. Lo que es cierto es que la Policía pone de su parte lo que puede (o le dejan), pero nunca parece suficiente.

 

EL BOSQUE