Con el exprimidor de frutas a la UCI

|

Paco Vázquez, el coruñesismo hecho hombre, sostiene la teoría de que todas las chinas tienen las piernas “tortas” –término que desmonta la acusación de que sufre sarpullidos en la lengua cuando pronuncia una palabra en gallego–. Pero también hay chinas que tienen el cerebro torto. Es el caso de Zeng, una mujer de 51 años que ingresó en el hospital de Xiangnan y a la que los médicos lanzaron de cabeza a la UCI por una septicemia y la disfunción de sus órganos. Zeng se inyectó el jugo de veinte tipos de frutas diferentes para aportar nutrientes a su organismo y se puso al borde de la muerte. Cerebro torto y retorto.

Con el exprimidor de frutas a la UCI